miércoles, 23 de octubre de 2013

Chapeados en madera





Cuando nos encontramos un mueble con un deterioro parcial, como la chapa de los cajones de esta cómoda, no es necesario cambiarla toda, basta con sustituir la parte dañada. 

Es importante estudiar el color de la chapa, el sentido de la veta y el grosor que tiene, para que al repararla quede integrada. El color original lo comprobamos al dar la vuelta a la chapa,  al retirar el trozo dañado. 

El órden del proceso de intervención sería:
- Consolidar lo que se pueda conservar
- Reintegrar la chapa deteriorada
- Limpiar el conjunto (no lijar)
- Entonar para igualar al original
- Dar acabado para unificar el conjunto

Si la chapa está solo levantada (como una ampolla), lo que haremos es calentar la zona con una plancha.


Protegiendo la superficie con un plástico resistente al calor con la finalidad de regenerar la cola que está bajo la chapa (cola de carpintero o cola fuerte) , y a continuación haremos un "bocadillo" con dos maderas que cubran la zona trabajada y apretamos con gatos para que al enfriar se quede la chapa lisa y sin burbujas.

Si es una pieza antigua seguramente la chapa será más gruesa que las que podemos encontrar ahora. Esto se puede solucionar  uniendo  varias chapas.

chapa reintegrada

Haremos una plantilla con papel para que encaje perfectamente y coincida la veta. 

Una vez que hemos conseguido que la chapa quede perfectamente pegada y sin bolsas de aire, nos queda reintegrar el color. Seguramente al planchar se ha deteriorado parte de la chapa "sana", pero con una media limpieza desaparecerán las marcas.


Al reintegrar el color debemos tener en cuenta que el tono final será el que tenga la chapa "en mojado". Por último daremos el acabado que originalmente tuviera el mueble, bien con cera o barniz a muñequilla. 

Hay masillas y resinas que pueden rellenar huecos pero nosotras preferimos siempre reintegrar con el mismo material a cualquier otro producto ;)

5 comentarios:

  1. Que artista!!lo haceis y queda como nuevo!!!
    Yo que arranqué toda la chapa a un mueble que tenia...y luego lo pinté y chimpum...era un mueble que iba a ir al taller para guardar cosas...asi que no pasa nada...pero ahora ya lo sé...muchas gracias por compartirlo...
    Que pases buen dia!!!besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha comido la i ...es que paseis buen dia!!!

      Eliminar
  2. Me parece que tiene mucho interés vuestro blog, quizá por que a veces eludimos fotografiar los pasos tal cual (a mi en concreto, se me olvida incluso fotografiar el antes)-. Os adjunto mi blog por si tenéis a bien incluirme en vuestro listado de blog interesantes. De paso os pido permiso para yo hacer lo mismo con el vuestro. Un saludo.http://restauridea.blogspot.com.es/ y https://www.facebook.com/restauridea.

    ResponderEliminar
  3. Excelente, amo la restauración de esta clase de cosas, me parece que nos da un mérito a quienes las hacemos y nos sentimos mucho mejor al adornar algo de nuestra casa hecho, o recuperado por nosotros mismos. Puede suceder que, muchos piensen que las restauraciones son tediosas, y dependiendo del mobiliario, puede ser cierto, pero insisto en que la satisfacción que genera recuperar un objeto muerto, es mucho más placentera que el sudor derramado para devolverle la vida.

    ResponderEliminar